fbpx

Taller literario sobre perspectiva de género: Voz narrativa testimonio.

¡Hola! Quiero compartir con vosotros algunos ejercicios que estoy realizando dentro del Taller literario sobre perspectiva de género que realizo en cinco sesiones en la biblioteca de mi ciudad, Gavà.

Son textos cortos en los que intentamos ser fieles a una técnica narrativa determinada. En este caso debía escribir un texto muy breve utilizando una “voz narrativa testimonio“.

Aquí os paso el ejercicio que, por cierto, es bastante imperfecto, ainsss, jeje.

Textos Taller literario

Nada de lo que decía en ese momento parecía calmarles. Aparté del fuego la sartén y tiré con ira el delantal al suelo. Abandoné la cocina segura de lo que hacía. Mientras me ajustaba la chaqueta y peinaba con poca traza esos pelos alborotados y sueltos que afeaban mi larga coleta, pensaba si realmente mi teatrillo surtiría efecto para esos dos nuevos mocosos. Desde el fallecimiento repentino de Toby, en casa no levantaban cabeza. Sí, la edad hacía mucho, sí, sin embargó jamás imaginé lo que el perro suponía para ellos. Por las tardes ya no jugaban juntos. Ni siquiera encendían la tele para ver su programa favorito. Habían descuidado mucho su aspecto. Ella dejó de ser coqueta y ya no elegía su ropa preferida todas las noches antes de dormir. Él ya no quedaba con sus amigos en el parque, a pesar de mi insistencia. No servía de mucho ser pesada. Si no recoges esto no iremos de paseo. Si no te comes la comida no te compraré lo que me pediste para tu cumpleaños. En realidad, estaba acojonada. No me imaginaba lo duro que era verlos vivir ese momento de sus vidas. Pronto dejaría de ser útil para ellos, tendría que delegar y permitir que otros profesionales continuaran la tarea. Ya no tendría a quién cuidar, tener mi edad me dejaba desamparada para dar todo el cariño que aún albergaban mis entrañas.

Hice ruido con las llaves simulando abrir la puerta.

Al poco aparecieron los dos juntos, por fin en silencio. Me pidieron que me quedara, al unísono, con un hilo de voz débil y tembloroso que emitían como si de un coro de ángeles se tratara. Era tan dulce verlos juntos, ver cómo me miraban con sus caras de niños buenos.

Cuando de mí se trataba mis padres siempre hacían las paces.

Disfrutad mucho del día, enamorados de la literatura.

Deja una respuesta