¿Puede una mujer maltratada por la vida reconstruirla, sanarse a sí misma? Hablando de escritura terapéutica

¿Puede una mujer maltratada por la vida reconstruirla, sanarse a sí misma? Hablando de escritura terapéutica

Durante los casi tres años que me dediqué profesionalmente al mundo de las terapias energéticas como terapeuta, traté con diversos perfiles de pacientes donde aproximadamente el 80% eran mujeres, un 19% hombres y un pequeño, casi ínfimo, número, niños o adolescentes. Y no solamente como pacientes, sino también como alumnos de mis formaciones en disciplinas como el Reiki y en los talleres de meditación o protección energética, donde el porcentaje de participación era absolutamente mayor en mujeres que en hombres.

El trato tan directo y numeroso con el colectivo femenino me llevó a sacar diversas conclusiones en lo que respecta a su interés, no sólo en este tipo de terapias complementarias, sino en la iniciativa de mejorar sus vidas y su día a día.

Durante mis años de formación, ya tuve suficientes pistas para conocer cuáles eran las motivaciones que llevaban a las mujeres a acercarse a estas terapias y a ellas mismas. Yo misma soy un ejemplo de ello, pero de esto ya os hablaré en posts posteriores.

A lo que vamos. Los motivos y perfiles de las mujeres que requerían de mi ayuda eran varios. Una gran mayoría venía para aliviar ciertos malestares físicos, incluso he tratado con mujeres enfermas de cáncer o fibromialgia, entre otras. Pero enseguida, en consulta, ya descubrías que el origen de esos males residía en el plano emocional. Ni qué decir de las mujeres con depresión o ansiedad.

Al profundizar en la terapia detectabas claramente que:

  1. La mayoría sufría de una baja autoestima
  2. La mayoría guardaba traumas de infancia y/o adolescencia no tratados ni a nivel personal ni por ningún profesional
  3. Un porcentaje medio, sufría o había sufrido maltrato físico, y en mayor medida psicológico y/o emocional. No sólo maltrato a través de sus parejas, familiares o entorno, sino también producido por ellas a sí mismas
  4. Todas tenían creencias limitantes fruto de su educación o cultura que no les permitían cambiar, ni conseguir sus metas, por pequeñas que fueran
  5. Eran incapaces de superar ni reconocer las etapas de sus duelos
  6. Algunas tenían trastornos mentales ya comentados como depresión, problemas alimenticios, fobias
  7. Y miedos, muchos miedos. A amar y ser amadas. Mujeres sumisas por miedo a no ser aceptadas por sus parejas, familiares y por la sociedad en general.
  8. No eran capaces de conectar con sus emociones negativas para transmutarlas o abandonarlas, ni reconocer y abrazar las positivas. Imperaban la tristeza, la ira, el asco, la sensación de abandono, el miedo, etc.

Podría continuar largamente con detalles.

Como os he dicho anteriormente, yo misma llegué al mundo de las terapias energéticas como vía para superar ciertas cosas que no me permitían ser feliz y disfrutar plenamente de los buenos momentos que me brindaba la vida, ni me permitían ser resolutiva ante situaciones de estrés o de traumas pasajeros o crónicos. La única, quizás, diferencia con respecto a mis pacientes/alumnas era que yo me había estudiado largamente para hacerme consciente de mis deficiencias, y había investigado sobre el por qué de ciertas actitudes y comportamientos. Como buena lectora había leído libros (también en mi etapa de estudiante de Trabajo Social) que me ayudaron a este respecto.

Y por supuesto, tenía muy claro como escritora desde la adolescencia, que la escritura era el bálsamo que mejor aliviaba y permitía sacar los demonios que todos y todas llevamos dentro.

La pregunta que me hacía al principio, al tratar a mis pacientes era ¿Puede una mujer maltratada por la vida reconstruirla, sanarse a sí misma? La respuesta es rotundamente sí.

Así que, además de mis terapias y mis formaciones y talleres, ideé un curso de escritura terapéutica que pude poner en práctica con algunas de mis alumnas, tanto a nivel presencial como vía online.

A día de hoy puedo deciros que tanto ellas como yo disfrutamos de ese camino a través de ese curso, en el que aprendieron primero a conocerse a sí mismas, a amarse, perdonarse y respetarse. Segundo, a aplicarlo a los demás para entender su proceso evolutivo.

Y quiero seguir acompañándote en este proceso dentro de un entorno íntimo y respetando tus ritmos. No importa de dónde vengan tus males ni en qué rincones se escondan.

Vamos a escribir para espantarlos.

Este tema es tan apasionante para mí, y tan efectivo, que da para escribir casi infinitamente.

Hoy sólo quiero dejarte algunos consejos para mejorar la autoestima. Trataremos largamente de este tema en uno de los módulos del curso.

Escritura terapéutica y autoestima

Éste es un curso especial, porque no sólo escribiremos. Jugaremos, escucharemos música y meditaremos…

Espero vuestros comentarios sobre este tema.  Y si tenéis alguna duda respecto al curso, que estará disponible pasado el verano, o sobre la escritura terapéutica en sí,  sólo tenéis que escribirme a través del formulario de contacto o directamente a mi correo electrónico todosetransformaescribiendo@gmail.com, donde os atenderé encantada y con muchas ganas de aportar.

¡Abrazo enorme y feliz inicio de semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: