Ilusiona Mayo

Este poema lo escribí en poco más de dos minutos. Me pidieron que no lo tocara, y así lo hice. De ahí su imperfección 

Ilusiona Mayo 

Miro tu boca y desaparece el hastío. De mi cara embobada emergen mariposas risueñas que me recuerdan quién soy.
Miro tu boca y encuentro, sin buscarla, la geometría sagrada de lo puro.
Y entonces, miro otro punto neutro para despertar de la hipnótica propuesta de tu sonrisa.
Ésa que me seduce queriendo y sin querer.
La que allana mi morada y me convierte en polvo
La que encuentra un aplauso tipo final feliz en mi mirada.
La que arranca sin pena, las penas de mi alma.
Y miro tu boca
Que se refleja en ti
Te convierte en el sabio que no quiere festejos, sino sinceridad
Y mis labios se mojan con belleza infinita
Se retuercen ávidos
Esperando la paz que ahora mi lengua es incapaz de mostrar
Y miro tu boca
Y un suspiro me embarga
Un te quiero me guardo
Un quizá me amará 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: